Skip to main content

Osteoporosis

osteoporosis

Cada 20 de octubre, se conmemora el “Día Mundial de la Osteoporosis”, con la finalidad de concientizar a la población y difundir ésta enfermedad, a la que no se le presta la debida atención.
La Osteoporosis es una enfermedad del metabolismo del hueso que se caracteriza por la disminución de la masa ósea y deterioro de la arquitectura ósea, que conducen a la fragilidad del hueso con un consecuente incremento del riesgo de fracturas.
Una de las armas que tenemos para prevenir esta enfermedad es el fortalecimiento óseo en edades tempranas. Si bien los cuidados deberían comenzar en la infancia, es imprescindible reforzarlos después de los 50 años de edad.

PRESTAR MÁS ATENCIÓN DESPUÉS DE LOS 50
En el caso de las mujeres, la disminución de la producción de estrógenos a partir de la menopausia, altera también el metabolismo del calcio; la Organización Mundial de la Salud, (OMS), calcula que más del 30% de las mujeres postmenopáusicas tiene osteoporosis en diferentes grados. Consultar al médico y acceder eventualmente a una densitometría ósea, que establece el grado de densidad mineral de los huesos, son claves para prevenir la situación de cada organismo.
La mejor forma de prevención es mantener una alimentación balanceada rica en calcio (la mejor fuente de calcio son los lácteos), realizar actividad física y mantener hábitos de vida sana, estos son los mejores aliados.
La Osteoporosis no produce síntomas que avisen del progresivo deterioro de la estructura ósea hasta que ya es muy tarde. El Diagnóstico se realiza fácilmente a través de una densitometría ósea que mide la densidad del hueso y la evaluación clínica por parte del especialista, permitirá saber si esa persona debe seguir o no, un tratamiento.
La Osteoporosis se trata básicamente, mediante una dieta adecuada, con suplementos de calcio y vitamina D, acompañada de actividad física, y medicamentos.