Skip to main content

Una de cada tres mujeres muere por causas cardíacas

Una de cada tres mujeres muere por causas cardíacas

La cifra corresponde a la Argentina, donde el 30% de las muertes en las mujeres se deben a causas cardiovasculares, una tendencia que creció en los últimos años. Especialistas recomiendan extremar los controles y cuidados desde los 40 años
Argentina lidera el ranking latinoamericano en mortalidad cardiovascular y se estima que una de cada tres muertes en mujeres es de causa cardiovascular según datos del Ministerio de Salud de la Nación.
Además, en los últimos años se ha incrementado el número casos femeninos de infarto de miocardio.
Si bien la enfermedad cardiovascular es vinculada con el sexo masculino, los médicos señalan que “es importante destacar que las mujeres no se encuentran exentas de las afecciones coronarias”.
“De hecho, los padecimientos cardiovasculares son responsables de más fallecimientos femeninos por año que las causas comúnmente asociadas con el género como enfermedades en mamas y ovarios”, indicaron los médicos Juan Carlos Medrano, Jefe de Cardiología y Unidad Coronaria y Carlos Bruno, del Departamento Educación Médica Continua de la Clínica y Maternidad Suizo Argentina.
Por otro lado, las mujeres presentan un índice mayor de mortalidad que los hombres cuando desarrollan la afección cardiovascular debido a diversas causas, entre las que se destacan: mayor edad promedio, ya que el inicio de la enfermedad coronaria se sitúa aproximadamente 10 años más tarde que en los hombres.
También están los retrasos en el diagnóstico por no asociar los síntomas con la presencia de la enfermedad; menor tratamiento de reperfusión, anatomía coronaria desfavorable y mayor frecuencia de síntomas inespecíficos.
Como algo adicional, la prevalencia de la enfermedad cardiovascular aumenta con la edad: durante la menopausia, la mujer padece una variación en los niveles hormonales que pueden afectar, entre otras cosas, al corazón.
“En este período, los estrógenos disminuyen, lo que se traduce en una menor protección cardiovascular y en una mayor predisposición al surgimiento de enfermedades arteriales”, indicaron.
Por tal motivo, aconsejan minimizar los factores de riesgos, tales como: sedentarismo; colesterol elevado, sobrepeso y obesidad, presión arterial alta, tabaquismo y diabetes.
Para poder disminuir estos factores de riesgo es recomendable realizar una serie de controles y cuidados a partir de los 40 años con una dedicación mayor a medida que se avanza en la edad.
Asimismo, es fundamental realizar los siguientes cambios en el estilo de vida: no fumar, hacer ejercicio aeróbico 60 minutos entre 3 y 5 días a la semana, llevar una dieta saludable que comprenda variedad de frutas, vegetales y alimentos bajos en grasas saturadas.
Las mujeres que recientemente tuvieron un infarto de miocardio, angina de pecho o angioplastia deberían incorporarse a un programa de rehabilitación cardíaca.
 
Fuente: www.infobae.com