Skip to main content

Los tests VIH - Sida: ¿Por qué son vitales para la detección precoz?

hiv.jpg

Se estima que en la Argentina viven aproximadamente 110.000 personas con VIH, de las cuales cerca del 30% desconocen su situación. Todos los años se diagnostican 5000 nuevos casos, siendo la mayoría resultado de relaciones sexuales no protegidas.
El 15% de las mujeres y el 27% de los varones llegan tardíamente al tratamiento y esto puede complicar su evolución.
Dado que esta infección puede estar en el cuerpo de manera asintomática por mucho tiempo, un gran número de personas acceden por primera vez al sistema de salud en etapas avanzadas de su enfermedad.
Promover el testeo voluntario tiene como principal objetivo detectar precozmente los nuevos casos y facilitar de esta forma el acceso al tratamiento, para que puedan llevar una vida saludable.
En la actualidad, los tratamientos disponibles son sumamente eficaces y en los últimos años se han simplificado los regímenes de tratamiento. En pocas palabras, contamos con tratamientos potentes y amigables.
El acceso a la medicación y el control de la multiplicación viral protege no solo al individuo afectado sino también, a su pareja, ya que una persona en tratamiento antirretroviral tiene menores posibilidades de trasmitir el virus. Esto no significa que se puede dejar de usar el preservativo, sino que la persona que vive con VIH y recibe tratamiento, su carga viral en sangre baja y en general también baja en secreciones genitales, aunque la correlación no es el 100%.
El tratamiento antirretroviral junto con el uso del preservativo, disminuyen las posibilidades de transmitir el virus a otras personas.
Sobre los test
En la actualidad se cuenta con el Test Elisa que es el convencional para detectar la enfermedad. Arroja el resultado entre las 12 y 48 horas luego de haberlo realizado, dependiendo de la cantidad de muestras que se procesen. Consiste en la extracción de sangre de la vena del brazo.
Existen otros que son los Test Rápidos, cuyo resultado está en unos 15 minutos a media hora. Se pueden realizar con la sangre extraída a través de una vena del brazo o bien a través de un pinchazo en el pulpejo de un dedo. Tanto los rápidos como los convencionales, miden anticuerpos dirigidos a todas las fracciones del virus y son métodos muy sensibles.
El rápido se ha implementado en nuestro país en las mujeres embarazadas, donde se necesitaba un diagnóstico muy rápido para iniciar prontamente el tratamiento y así disminuir con el tratamiento la transmisión al recién nacido.
En los últimos años, en nuestro país, se ha extendido el uso de los test rápidos debido a la sensibilidad y especificidad comparable con los test convencionales. Además resultan muy útiles para acortar los pasos diagnósticos y de ésta forma, evitar los diagnósticos tardíos. Estos métodos son muy sensibles y por lo tanto, requieren de una técnica confirmatoria y más especifica como lo es el Western Blot.
Un test rápido negativo, significa que con seguridad esa persona no tiene HIV; un test rápido positivo necesitará de otro test, para confirmar el HIV porque puede tener resultados falsos positivos, en un bajo porcentaje de casos.
Fuente Infobae