Skip to main content

Causantes de dolor de cabeza

dolor_de_cabeza (1).jpg

Un dolor pulsátil, martilleante y punzante: muchas personas sufren con frecuencia dolor de cabeza. Se calcula que existen entre 200 y 360 tipos diferentes de cefalea. Los médicos distinguen entre dolor de cabeza primario, que no se debe a ninguna otra enfermedad, y dolor de cabeza secundario, que es consecuencia de enfermedades como una infección de los senos nasales laterales o un tumor.
Los dolores de cabeza más frecuentes son la cefalea tensional y la migraña. Alrededor de un 90 por ciento de los afectados por dolores de cabeza sufre de uno de estos tipos de dolores primarios. Lo que propicia la aparición de los dolores son determinados hábitos, dice la neuróloga alemana Susann Seddigh. Hacer poco ejercicio, el estrés, dormir poco o comer y beber irregularmente puede contribuir a que aparezcan los dolores. Quien recurre una y otra vez a los analgésicos para combatir el dolor entra en un círculo vicioso. El consumo frecuente de medicamentos pueden provocar un nuevo tipo de dolor de cabeza: el dolor de cabeza inducido por medicamentos. He aquí una breve descripción de los dos tipos de dolor de cabeza más frecuentes:
El primero es la cefalea tensional. Es el número uno entre los tipos de dolor de cabeza más frecuentes. El dolor, que va de leve a moderado, es sordo y pulsante, dice Seddigh. Puede durar varios días, pero muchas veces se alivia cuando la persona afectada sale al aire libre. No hay síntomas secundarios y, pese a los dolores, los pacientes generalmente pueden desarrollar bien sus actividades diarias.
Ayudan a aliviar dolores de cabeza agudos sustancias activas como la aspirina, el paracetamol y el ibuprofeno. Igualmente eficaz es el aceite de hierbabuena, dice el profesor Hartmut Göbel, director de una clínica del dolor en la ciudad alemana de Kiel. El aceite se aplica externamente en la frente, las sienes y la nuca. Como medida preventiva es útil asegurar una relajación mental y muscular, recomienda el especialista. También una terapia deportiva puede tener un efecto positivo.

Migraña
El otro tipo es la migraña que, a diferencia de la cefalea tensional, va acompañado de síntomas secundarios como náuseas, vómitos o sensibilidad a la luz y al ruido. Realizar esfuerzos físicos agrava el dolor martilleante y pulsante de la migraña. Muchas veces la persona afectada no puede realizar sus actividades diarias normales. La migraña afecta mucho más a las mujeres que a los hombres. Mientras que alrededor de un siete por ciento de la población masculina sufre ataques de migraña, la proporción entre las mujeres es de entre un 12 y un 14 por ciento, dice Stefabnie Förderreuther, de la Asociación Alemana de Migraña y Dolores de Cabeza.
Respecto del tratamiento hay que distinguir entre medidas preventivas y la terapia contra el ataque, explica la neuróloga. Para aliviar el ataque, el paciente debe tomar analgésicos en combinación con medicamentos contra las náuseas. Es muy importante que los remedios se comiencen a tomar lo antes posible y que la dosificación sea lo suficientemente alta, por encima de la que se usa para la cefalea tensional, por ejemplo. Primero hay que tomar el medicamento contra las náuseas, para que los analgésicos tengan un efecto mejor, dice Förderreuther.
Como medida preventiva, la neuróloga recomienda hacer regularmente deporte al aire libre y aprender técnicas de relajación. En algunos casos también puede ayudar una terapia conductual para reducir el estrés.