Skip to main content

Picoteo entre comidas, costumbre que no es sana

Picoteo entre comidas, costumbre que no es sana

El 70% de los argentinos picotean o sienten ganas de picotear algo fuera del horario de las comidas. La mitad de ellos caen en la tentación de comer galletitas, golosinas o papas fritas, mientras que la otra mitad consume alguna infusión para “llegar” bien al almuerzo o la cena. Estos datos surgieron de una encuesta nacional realizada por TNS Argentina, que explica además que el 66% de los argentinos considera que el comer entre horas es uno de los principales factores del aumento de peso.
El estudio detalla que los momentos de mayor deseo de comer entre horas -lo que comúnmente se denomina “picotear”- ocurren especialmente mientras se mira televisión, entre las comidas principales, y mientras se trabaja.
La médica nutricionista y docente de la UBA doctora Rosa Labanca explica que los alimentos a los que se recurre cuando aparece el deseo de picotear combinan muchas calorías y alto grado de placer (por su sabor, textura o por su aspecto visual), lo que activa vías de recompensa independientes de la necesidad nutricional; y esto induce al consumo excesivo. “Numerosas investigaciones confirman que este patrón alimentario tiene suma importancia en la ingesta, representando hasta un 30% de las calorías ingeridas”, aseguró Labanca.
Colación
“Es importante diferenciar entre picoteo y colación. Colación es una comida programada que tiene un fin determinado. El picoteo es una comida desordenada que generalmente contribuye a recuperar el peso perdido. Esto es fundamental, porque las personas que han bajado de peso, de acuerdo con las estadísticas, regresan al peso anterior o incluso lo superan al cabo de cinco años”, reforzó la especialista.
El sobrepeso y obesidad constituyen una verdadera problemática de salud. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo 2009, el 54% de la población argentina tiene sobrepeso y obesidad y esta nueva encuesta que se está presentando, muestra cómo el comer entre horas puede fomentar el riesgo de padecer estas patologías.
Preocupación mundial
El incremento de la obesidad y sobrepeso en la población global preocupa y moviliza a las autoridades de salud mundiales. Tanto, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la denomina “epidemia” porque para 2015 prevé la existencia de 2.300 millones de adultos con sobrepeso y 700 millones de obesos. Para mantener un peso saludable a largo plazo, la comunidad médica recomienda adoptar hábitos alimentarios sanos y ejercicio físico moderado. Ante la ausencia de herramientas terapéuticas más específicas, los especialistas suelen apoyarse en suplementos dietarios que colaboren con el control del apetito.
Dentro de estos suplementos, uno que cuenta con evidencia científica es el extracto de café verde descafeinado. Es un derivado de los granos de café sin procesar, descafeinados, con alto contenido de ácido clorogénico, que ayuda a controlar el apetito, a disminuir y retrasar la absorción de glucosa desde el intestino, y estimula el uso de las reservas de grasa como fuente de energía. La Argentina cuenta con una novedosa manera de administrar el extracto de café verde descafeinado como chicles que agrega el beneficio de la masticación que, de por sí, tiene efecto en el control de la saciedad.
 Fuente. lmneuquen