Skip to main content

La combinación de un virus respiratorio y otro intestinal, ¿detrás de las muertes de bebés?

bbgastro (1).jpg

La información fue devastadora y puso en alerta a todas las autoridades sanitarias y médicas del país ante los cinco casos fatales de bebés entre los 11 y los 12 meses de edad ocurridos en los últimos días en la zona norte del conurbano bonaerense. Todos los casos fatales que se produjeron en el último mes tenían en común síntomas gastrointestinales, vómitos y diarrea además de fiebre y dificultades respiratorias.
El total de casos se registró sobre diez lactantes entre 8 y 13 meses en las localidades de Malvinas Argentinas, Ezeiza, José C. Paz, Moreno y San Miguel; de los cuales 5 fallecieron.
Se espera la precisión que el próximo viernes arrojen los estudios epidemiológicos, pero fuentes del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires adelantaron que de los casos hasta ahora analizados "se presume que se trata de una afección de origen viral que circula en la comunidad de los distritos de esa zona".
Aún lo que genera extrema prudencia entre los especialistas es que no se conoce cuál es el agente biológico patógeno: si se trata de una rara combinación de virus, un virus nuevo o una bacteria.
Los especialistas descartan que se extienda como brote y alertan en la franja etaria de los lactantes sobre la nutrición adecuada, lactancia materna, la vacunación obligatoria y evitar los medicamentos caseros. Es clave lavarse las manos con agua y jabón varias veces al día.
El factor estacional
La cuestión estacional es la que pone el contexto sobre qué virus, bacterias e infecciones circulan en cada época y qué medidas de prevención tomar, en este caso en invierno, sobre todo con los bebés menores de 2 años de vida.
Lo primero que hay que precisar en esta época invernal es que predominan los virus respiratorios. Entre ellos hay una gran variedad; los más conocidos son el de la Influenza (en sus diversos tipos), adenovirus, metapneumovirus, sincicial respiratorio, entre otros. A su vez, circulan infecciones que tienen un compromiso gastrointestinal. En ese grupo se inscribe el rotavirus, que es muy agresivo en los lactantes menores de 2 años y que actualmente también circula en nuestro país.
 
Escudo protector: vacunas, nutrición y consulta precoz
El doctor Ricardo Teijeiro, director del servicio de Infectología del Hospital Pirovano y miembro de la comision directiva de la Sociedad Argentina de Infectologia (SADI), pone la lupa tal vez sobre el origen de las cosas: la vacunación, que no goza de cifras alentadoras entre los lactantes (6 a 12 meses) en el caso argentino, especialmente en zonas del conurbano.
Teijeiro detalla el tema a Infobae: "Es muy importante insistir en completar la vacunación de acuerdo al calendario vigente, sobre todo en los chicos de entre 6 meses y 2 años de vida".
Puntualiza Teijeiro: "En la Argentina y manejando cifras generales, los lactantes entre 6 meses y 2 años de vida no están debidamente vacunados con la vacuna de la influenza entre otras obligatorias. Y no porque no estén las vacunas disponibles. Las cifras que se manejan en esta franja etaria, del 40%, son muy bajas, deberíamos estar en el 95% de vacunados".
Sobre los cinco casos fatales ocurridos en el conurbano, Teijeiro indica: "Hay que aguardar los estudios epidemiológicos, que hasta hoy no están identificados. Hay que profundizar en una especie de escudo de protección eficaz de cuatro patas para proteger especialmente a los lactantes, apuntando a: la nutrición, vacunación y evitar recetas caseras y consulta precoz al médico. La consulta precoz en lactantes menores de dos años puede ser la diferencia entre la vida y la muerte".
Explica Teijeiro: "Los pacientes lactantes necesitan de una buena nutrición. Y es ideal apostar por la lactancia materna, porque en un paciente desnutrido el impacto de cualquier virus es devastador. Otro de los factores peligrosos es la automedicación casera. Se le colocan a chicos con dificultades respiratorias paños de alcohol o se les da té de manzanilla cuando hay una diarrea. Y esto puede provocar intoxicaciones muy severas".