Skip to main content

Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre

Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre

 En setiembre de 2004 se sancionó la Ley 25936, a través de la cual se declaró como Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre el 9 de noviembre, en homenaje al Dr. Luis Agote, médico e importante investigador argentino, quien en 1914 logró por primera vez la técnica de transfusión de sangre.
El modelo de donación altruista y habitual de sangre instalado a nivel mundial apunta a que la población done sangre de forma repetida, al menos dos veces al año voluntaria y espontáneamente. El fin es generar un stock de hemocomponentes que no deba ser sostenido desde el requerimiento de donantes a los paciente
La importancia de donar
Cuando una persona pierde sangre en gran cantidad por un accidente o una operación, o tiene problemas de salud, puede que sea necesario que reciba una transfusión de sangre. Sin embargo, dado que la sangre humana es una sustancia que actualmente no se puede sintetizar, es necesario extraerla de otra persona, es decir, un donante de sangre.
Pocos países en el mundo tienen organizado un sistema público de donación de sangre, entre los cuales están Cuba, Argentina, España, Uruguay y Costa Rica. 
Donar sangre de forma periódica y voluntaria es un acto de máxima solidaridad. A diferencia de quienes donan sangre ante una emergencia, por un familiar o conocido, las personas que concurren habitualmente a hacer su donación posibilitan la supervivencia de cientos de pacientes que necesitan sangre para el tratamiento de sus patologías como enfermedades oncológicas, hemofili, enfermedad hemolítica del recién nacido, entre otras.
Desde hace más de 10 años Argentina, a través del Plan Nacional de Sangre, trabaja para aumentar la cantidad de donantes voluntarios no vinculados, que trae como una de sus ventajas el aumento de la seguridad transfusional.
Donar sangre
Es un acto sencillo, rápido, prácticamente indoloro y seguro. No engorda, no adelgaza, no debilita.
¿Quién puede donar sangre?
Cualquier persona que cumpla con las siguientes condiciones:
Tener entre 18 y 65 años.
Pesar más de 50 kg.
Gozar de buena salud.
No haber padecido enfermedades que sean transmitibles por vía sanguínea como hepatitis B y C, Chagas, VIH, sífilis, etc.
No haber tenido relaciones sexuales con parejas ocasionales o que resulten riesgosas para contraer alguna de las enfermedades mencionadas.
No consumir drogas ilegales.
No haberse realizado recientemente (un año) tatuajes, perforaciones o escarificaciones cutáneas.
¿Hay riesgos de infección o de contaminación para el donante?
No. El material que se usa para la extracción es estéril y descartable.
¿Qué se obtiene a partir de una unidad de sangre?
De una unidad de sangre se obtienen distintos hemocomponentes: glóbulos rojos, plaquetas y plasma, los cuales van a ser utilizados dependiendo de la patología de cada paciente.
¿Qué es lo que necesito saber si voy a donar sangre?
Ayuno: no es necesario. Se recomienda ingerir previamente alguna bebida como mate, té, café, jugo azucarado o gaseosa. No consumir lácteos ni grasas previo a la donación.
Peso: mayor a 50 kg.
Edad: tener entre 18 y 65 años.
Gozar de buen estado de salud.
Descansar bien la noche previa a la donación.